domingo, 21 de diciembre de 2008

Quantum of Solace



Son días de cine y diversión para las fiestas que se avecinan. Y aquí tenéis la reseña de la última de James Bond, ¿o habría que decir la última de Daniel Craig? Porque sinceramente, tengo la sensación de que el actor tiene más fuerza que el personaje y eso que hasta ahora, el amigo 007 ha fagocitado a los actores que le han interpretado de manera despiadada. Ahí tenemos lo que le costó a Connery desvincularse del pesonaje para demostrar el pedazo de actor que es. Sin embargo, Craig va camino de conseguir que la gente diga aquello de "Voy a ver una de Daniel Craig" y escasos son los actores o actrices que han conseguido alcanzar esa meta.


Nuestra amiga Vacapollo disfrutó de la película y os la recomienda a continuación.



Formidable este James Bond, con una alucinante mirada azul, una cara curtida con surcos muy bien dispuestos, un rostro que le confiere un aspecto distinto a los otros James Bond, a los que nos tenían acostumbrados.A estos, se les podía hasta oler la colonia a través de la pantalla y pegarse uno a la laca de sus perfectos peinados. ¡Seguro que ni sudaban! Daniel Craig, sin embargo, suda y sangra lo cual resulta apasionante y creíble.
A pesar de ello, sigue rayando en la súper fantasía, saltos, equilibrios, carreras por tejados imposibles, con un acabado limpio y perfecto, como debe ser.

Una presentación con un auténtico estilo, años 70, con hologramas y simetrías, que unido a la actual tecnología y banda sonora -tema principal “Another way to die” de Alicia Keys y Jack White- hacen que uno tenga ganas de que empiece la película porque parece que se van a cuidar los detalles.

El contenido como siempre es lo de menos, os lo podéis imaginar.
Pero no dejéis de verla, merece la pena.

Fdo: Vacapollo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La he visto y es todo lo que decís. Me ha gustado mucho y también totalmente de acuerdo con el apunte acerca de Daniel Craig ¡Pedazo de actor!
Mala

Micke dijo...

Pues aquí va uno decepcionado, esta segunda entrega de Bond con Craig de protagonista me pareció flojita flojita. El argumento es penoso, los malos tienen nulo carisma y la chica bond no tiene presencia alguna. El espectáculo se salva por ciertas escenas de acción, aunque más que James Bond parece una peli de Bourne. Con lo bien que estuvo Casino Royale, esta entrega solo consiguió entretenerme a ratos.