lunes, 22 de febrero de 2010

LA MUERTE

Comentario del padre de la criatura:No tengo ni idea de dónde ha sacado Sarah este tema de los muertos vivientes (se niega a llamarlos zombis porque no queda bien). En Internet está siempre conmigo y desde luego cuando ve la tele, su canal es el de Clan... El caso es ha escrito esto. A ver qué os parece.

Había una vez un cementerio antes de que hicieran una finca, y alrededor del cementerio había una valla que si la tocabas una vez, estabas muerto. Ya hay diez muertos vivientes y hay diez niños muertos vivientes porque el rey se los ha comido. Cada noche de lluvia los muertos vivientes sacaban a sus perros que comían carne humana. Los perros tenían una voz y cada vez que llamaban a la puerta, las personas abrían y los perros se las comían de un bocado. El rey hizo una trampa y puso un cartel en la valla del cementerio sin que nadie lo viera.

Quien toque una vez, vivirá.
Quien toque dos veces, morirá.

Entonces cinco personas tocaron una vez la valla y murieron. Claro, era una trampa del rey de los muertos vivientes.
Una niña que se llamaba Sarah, que era muy lista, le dijo a sus padres, quienes querían tocar la valla:
—¡No la toquéis que si la tocáis una vez, moriréis y seréis muertos vivientes!
Los padres le hicieron caso.
—Hija, menos mal que lo has dicho o estaríamos muertos.
Y dijo Sarah: —Me lo contó una amiga mía porque su tatarabuelo la tocó y murió.
“Esta noche va a llover y los muertos vivientes llamarán a la puerta. Esta vez no vendrán los perros, vendrá el rey de los muertos vivientes. Tendremos que abrir la puerta al rey y matarlo con un cuchillo afilado. Vosotros os esconderéis en algún sitio de la casa y yo abriré la puerta y le mataré.
Los padres hicieron lo que dijo Sarah. Entonces alguien llamó a la puerta ¡Era el rey de los muertos! Sarah abrió la puerta y en cuanto el rey fue a entrar, le clavó el cuchillo afilado. Pero como era un muerto viviente, se zampó a Sarah de golpe. Pero Sarah era muy lista y en realidad la Sarah que abrió la puerta era un robot. Sarah estaba escondida con sus padres.
Al zamparse al robot, como tenia una bomba, explotó y el rey de los muertos vivientes se murió. Todos los muertos vivientes también se murieron.

FIN

Sarah Álamo Hoyos.

16 comentarios:

José Angel Muriel dijo...

Esto va a ser la genética. :D

ROSA G.C. dijo...

¡Qué ingenio! sigue así que talento no te falta
Besos
Rosa.-

roberto dijo...

Sigue así Sarah; eres una cuentista nata.

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Caray. Dentro de poco Sarah te dará consejos a ti. Qué talento!

Felisa Moreno dijo...

Oye, tu niña apunta maneras, claro que tiene a quien salirle.
Besos para ti y para Sarah.

J.E. Alamo dijo...

Gracias a todos en nombre de la peque. Por cierto, anoche tuvo pesadillas... Al parecer todo esto de los zombis se lo cuentan las amigas.En fin, se ha quedado más tranquila cuando le he recordado que la Novia Cadáver (una de sus favoritas y que no le da miedo alguno) es un zombi, mejor dicho, muerto viviente.

Dani dijo...

"Había una vez un cementerio antes de que hicieran una finca", que inicio!
Un relato desbordado. Me encantó.

J.E. Alamo dijo...

La verdad, Dani, es que eres el fan mas entusiasta de Sarah ;-)

teresa dijo...

pero ¿de dónde saca esas salidas? me ha encantado lo del robot. Es muy buena.

milagros dijo...

Vaya cerebrito el de Sarah. Desde luego que talento no le falta. Supongo que llevarás puesto el babero, no?

Enric Herce dijo...

Yo de vosotros la iría fichando para Nocte. ;)

J.E. Alamo dijo...

Pues si, Milagros, uno enorme XD.
¿NOCTE? Esta nos deja en pañales a todos.

Silvia dijo...

Brutal. Me encanta la idea de que los muertos vivientes tengan un rei, y que vayan con perros que tienen una voz. Eso si que es innovar en el género.

El Guardián dijo...

Estoy con Dani en que el arranque es portentoso y me encanta el hecho de el cambio de papeles: los padres son los que reciben consejos de la niña para que no la cagen, siendo ella su protectora. Por fin, la realidad de las relaciones padres/hijos sale a la luz!! Que todos los niños escriban los cuentos a partir de ahora!!!

Magnífico.

VERONICA LEONETTI dijo...

Me encanta el cuento, Sarah.
Y ese espíritu de hija protectora, me parece precioso.

J.E. Alamo dijo...

Gracias.
Sarah.