miércoles, 22 de septiembre de 2010

NUDO DE PIEDRAS Y PENITENCIA

Escribir es hablar, comunicarse con un público lector que en el fondo desconoces (sí, sabes quiénes van a ser algunos de ellos: tu familia, amigos, etc., pero ignoras la identidad de la mayoría). 
Cuando cualquiera de nosotros se dirige a alguien,  "adapta", de una manera más o menos consciente, aquello que quiere contar a las circunstancias de la conversación, (ya sea oral, telefónica o por mail/sms) y se adapta  también al receptor. Sin embargo, cuando escribes no te diriges a alguien en concreto. Por eso, tampoco puedes ir valorando sobre la marcha las reacciones a tu discurso con lo que ignoras si vas bien o mal. Vamos, ignoras si tu mensaje está llegando a su destino o no. Y es que las reacciones se producen cuando ya tienes el libro en la calle y entonces, es cuando comienzas a sudar (hablo de mí) y a tener dudas sobre la validez de lo  que has escrito. Y estás en ese sin vivir hasta que lees alguna crítica; cuando sale la primera y compruebas que has llegado a buen puerto, te relajas. De acuerdo con que hasta recibir dos o tres no deberías dar por sentado el mayor o menor acierto de tu obra, pero si la crítica parte de alguien como Enric Herce, entonces, yo al menos, suelto un bufido aliviado y me lanzo a seguir aporreando las teclas del ordenador pensando que voy por el buen camino.
Enric Herce


AQUÍ
  tenéis la crítica de Enric Herce, vosotros diréis si es para sonreír o no.

10 comentarios:

Begoña dijo...

Entre los dos, escritor y lector, me habéis llenado de pistas sobre el mundo de la escritura.
Todas las cualidades que admiro en un escritor parecen reunirse en ti, felicidades.

miette dijo...

Bonita reflexión sobre lector y escritor.

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Estas cosillas le dan sentido a la cosa.

roberto dijo...

Buena reseña y buena reflexión. Ahora, que vengan más reseñas.

J.E. Alamo dijo...

Esto de escribir tiene mucho ego por medio: yo lo escribo, yo,lo leo, yo lo corrijo, yo... Hasta que llega a ellos (los lectores) entonces, comienzan los miedos ;-) Pero me gusta escribir y mucho.

Laura dijo...

Me encantó la reflexión. Pienso que retrata muy bien ese lado tan humano del escritor que a veces se diluye entre tantos discursos de teoría literaria. :)

J.E. Alamo dijo...

Siempre he pensado que las cosas son más sencillas de lo que queremos hacerlas, Laura.

jordim dijo...

Escribir es hacerse una paja sin tocarse.

J.E. Alamo dijo...

¿Tú crees?, desde luego resulta satisfactorio dar con la clave para comunicar lo que uno lleva dentro, pero de ahí al orgasmo...

VERONICA LEONETTI dijo...

Enhorabuena, Joe. Nada más el hecho de que Enric te haga una reseña es para estar más que feliz. Y esta crítica está que se sale.