martes, 1 de abril de 2008

Tibet


Cuando parí este blog lo hice con la intención de dar un escaparate a mi obra como escritor, acoger también, la de otros escritores y permitir además, que cada cual pudiera expresar su opinión sobre cualquier tema. Cualquier tema menos la política, claro está. Digo claro está, porque lo tenía yo claro. Vamos, que pasaba y paso bastante de ese tema. Bueno, pues ahora que voy a hablar del Tibet, ya me han preguntado si es que estoy rompiendo mi promesa. Que si voy a hablar de política internacional... No, no voy a romperla. No voy a hablar de política. Hablaré sólo de unas gentes sometidas en su propia casa por otras que emplean la violencia sin pensarlo dos veces. Hablaré de la destrucción sistemática de una cultura. Hablaré de como se pisotean derechos humanos impunemente.


¡Vaya! ¿No serán estos los mismos de Tianamen?


Hablaré de como los intereses económicos de las grandes multinacionales se imponen a cualquier otro criterio. Hablaré de como cerramos los ojos poco a poco ante estas tragedias hasta olvidarlas. Y menos mal que el Dalia Lama tiene su peso que si no... Pequeña noticia a pie de página a estas alturas.

Pues hala, ya está hablado. Cada cual con su conciencia.

Para acabar, os comentaré que El Dalai Lama apoya la celebración de las Olimpiadas en China. Así lo declaró el pasado 29 de marzo.

Ahí tenéis un enlace que recoge firmas apoyando el boicot a las Olimpiadas. Yo ya he firmado.


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy a favor en lo de romper promesas; pero este asunto, sin duda es político.

Daniel Miñano Valero

J.E. Alamo dijo...

El tema tiene sin duda, vertientes políticas. Sin embargo, el aspecto que me ocupa y preocupa es el humano. Que se pretenda revestir de política una agresión, no deja de ser una excusa a favor de las tesis de que no hay que mezclar la política con el deporte. El movimiento olímpico nació con la idea de unir a todos los pueblos independientemente de su raza o condición. Ya en la antigua Grecia, suponían el cese de toda actividad bélica. Me parece tremendamente hipócrita que se cierre los ojos a lo que está ocurriendo arguyendo que es un tema político. Claro que desde un principio no le se le tenían que haber otorgado a un país con una dictadura.

Anónimo dijo...

Yo no creo que sea una traición, es un acto humano, solidarizarse con el dolor ajeno.

Carlos

Anabel dijo...

Pues a mí no me parece mal, no deja de ser una relfexión, un comentario sobre tu sentir particular. No un análisis periodístico.
Me vienen a la mente los romanos, que aunque belicosos y sangrientos, permitían a los invadidos conservar su tradición, o al menos mezclarla con la romana en mayor o menor armonía.
China tiene muchas virtudes como pueblo y como cultura, pero, desde luego, su vergonzoso capítulo del Tibet no es una de ellas.
Anabel

Anónimo dijo...

Me rei (amargamente) el otro dia cuando salio el ministro de exteriores chino acusando al Dalai Lama de impulsar la protesta desde Daramshala. Hay que ser (se pueden decir tacos, Joe?) hijo de puta. Ademas es una hijoputez del estilo USA. Para que se vea que los extremos se tocan.
JM

J.E. Alamo dijo...

De acuerdo contigo JM. Lo que a mí me hace gracia es la afirmación de que no hay que mezclar la política con el deporte ¿? ¿Este es un tema político? ¿ O un tema que los políticos deberían de resolver? Creo que es una buena medida de presión ya que China- una dictadura, no lo olvidemos - pretende usar los Juegos como escaparate y ese es un objetivo de SU clase política. Vamos a dejarnos de memeces, la política está en todo, la cuestión es que en el caso que nos ocupa, hay gente muriendo, una cultura agonizante y a mí personalmente, ante esto, el tema de las medallas me importa una pea.
P.D. que conste que soy un fanático de cualquier deporte y me dolería mucho que no se celebraran los Juegos pero más me duelen las imágenes y las noticias que recibimos.

Anónimo dijo...

Respecto a lo de utilizar el acontecimiento como escaparate... Ya se que hacer paralelismos historicos es algo tramposo, pero a veces esto me recuerda a los Juegos Olimpicos de 1936. No se si se me entiende...
JM

J.E. Alamo dijo...

Totalmente de acuerdo y no es la primera vez que oigo este comentario. También estoy muy de acuerdo que desde un principio se tendrían que haber alzado voces (incluyo la mía) en contra de la designación de una dictadura como organizadora de los Juegos. Lo más lamentable es que en este mundo hay dictaduras: Irak, Corea del Norte, Cuba a las que hay que denunciar -con toda justicia- y otras como la que nos ocupa, que tiene carta blanca. ¡Poderoso Caballero es don Dinero!

naná dijo...

Hola amigo, he pasado rápidamente por tu blog, y lo que ví me ha gustado. Bueno con respecto a este tema te diré que es muy difícil apartar la política y por ende el dinero de todas las actividades del ser humano, y por eso es que me solidarizo con el Tibet, pero creo que tratar de que no se hagan los juegos, está muy lejos de conseguir algo para ellos, considero muy sabio lo del Dalai Lama; y considero muy bueno que se manifiesten y se den a conocer éstas injusticias en todo el mundo; felicito a todos los manifestantes que fueron al paso de la antorcha olímpica, gracias a ellos mucha gente se enteró de lo que pasa en esa parte del mundo.
Saludos desde Argentina y te invito a visitar mi blog.