viernes, 27 de junio de 2008

El Incidente



Tengo que admitir que acudí a la última del director Night Shyamalan con sentimientos y expectativas encontradas: por un lado el recuerdo de sus magníficas El Sexto Sentido y El Protegido a lo que sumaría lo visionado en los avances (trailers) que ofrecían de la película, y por otro el mal recuerdo de El Bosque y sobre todo, La Joven del Agua.


Ojo, no digo que estas dos últimas sean malas, simplemente esperaba mucho más.


Para empezar me encontré con una principio arrollador, imágenes impactantes de los "afectados" que provocan un desasosiego profundo y más cuando empiezan las muertes. Además, hay que admitir que no existe recreación en la violencia y que en más de una escena se deja campo a la imaginación con lo que la angustia es aun mayor.


Impresionantes las secuencias de la obra, el zoo y los árboles.


Claro que tenemos algunos "peros". Para empezar el actor protagonista: el señor Wahlberg no es precisamente el más expresivo de los intérpretes y por ahí la acción pierde fuerza ya que él es nuestro "guía" durante toda la trama. En lo que a ella se refiere, Zooey Deschanel, tiene una mirada magnética sólo comparable a la de Jennifer Conelly, pero al cuarto primer plano de sus sugerentes ojos verdosos, uno se pregunta si no estarán abusando de este recurso.

La niña que aparece


¿Dudaba alguien que no saliera un infante? Nada como su presencia para elevar la angustia varios grados


cumple con su cometido ya que tampoco se la da pie para mucho más.

La trama en sí se sigue con interés si obviamos algunas explicaciones "científicas" que se meten con calzador al más puro estilo de la serie B. Probablemente hubiéramos podido "pasar" de las explicaciones y quedarnos con nuestras propias teorías para que esa misma ambigüedad creara más tensión.

En cuanto al final... Bueno, últimamente estoy yo bastante crítico con los finales pero tengo ganas de encontrar uno que realmente me deje con la boca abierta. Vamos, como en El Sexto Sentido o El Protegido.

No digo que no valga la pena ir a ver la película, yo me alegro de haberlo hecho y soy además, un seguidor del director que es de los pocos que se arriesga con ideas propias. Creo que tiene aun mucho que ofrecer y que con esta cinta supera sus últimos rodajes.

Y así lo dejo, como ya he dicho en otros "comentarios de cine", prefiero no entrar a saco en las películas desmigándolas, Mi intención es simplemente dejar una opinión como aficionado. Espero las vuestras.

2 comentarios:

Monelle dijo...

Gracias Joe, tomo nota. Aunque yo si que creo que el bajón que sufrió este director, sobre todo con el bosque (la joven del agua ya no la quisimos ver), me frena desde entonces para lanzarme a una nueva aventura con su cine. De entrada, el trailer que vi de su película me simulaba estar viendo alguna de las películas, basadas en obras de King como apocalipsis, quizás la atmósfera creada, y eso también me frena. Veremos si nos lanzamos a su visionado, pues creo firmemente que tarde o temprano, tiene que resurgir el creador del Protegido y el Sexto sentido con un buen trabajo.

Carmen

Micke dijo...

A mí sí me gustó, en general a todas las películas de este director les encuentro algo bueno (El Bosque y La Joven del Agua incluídas).
'El Incidente' es ciencia ficción catastrofista en estado puro, con sus gotas de terror bien dosificadas y algunas escenas tan crudas que merecen quedar de por vida en el imaginario colectivo por su brillante planificaión. La ambientación está genial, y contiene uno de los mejores principios de la historia del cine (quizás por ello sea tan difícil que aguante el listón a lo largo de toda la película).
La explicación del fenómeno no es que chirríe por falte de base (recalquemos de nuevo que esto es Ciencia Ficción), sino porque en ocasiones los ataques parecen demasiado aleatorios.
Se agradece que al menos un director siga arriesgando con guiones que se salen de lo establecido en un mundo del cine cada vez más arraigado en secuelas y remakes. Además, el claro alegato medioambiental se hace necesario en este mundo que no dejamos de aniquilar a pasos agigantados.