lunes, 2 de junio de 2008

Indiana Jones y una nota sobre el II Certamen de Letras para Soñar


He visto la última de Indy y... no, no voy a destripar argumentos ni interpretaciones, ni hablar sobre el guión, ni la puesta en escena, ni la labor de dirección...

-¿De qué, entonces?- me preguntaréis.

Pues de sensaciones y alguna que otra añoranza. Creo que el que no haya visto esta última película del doctor Jones, no verá nada desvelado en estas líneas, pero por si acaso, quizás sea mejor verla y luego leer la rayada del que escribe.

Bueno, estábamos con sensaciones y añoranzas, así que ahí queda eso:

Cuando Indiana buscaba el Arca Perdida, yo corría medias maratones, empalmaba la noche con el día y me faltaba tiempo para todo lo que tenía y quería hacer. Harrison por su parte, saltaba de las Guerras Galácticas a sus luchas contra los nazis y entremedias, aprovechaba para meterse en la piel de Deckard y legar un personaje inmortal enmarcado en una película inmortal. A todo esto Margot Kidder demostraba su afición a los héroes -Indiana- y a los superhéroes: Superman.

Han pasado los años y yo estoy deseando ver a los atletas en las Olimpiadas, que por la noche mi hija duerma bien, sobre todo si anda con toses (su "afición" favorita de los últimos tiempos) y a veces me falta tiempo porque no me doy la prisa necesaria.

¿Y Harrison? ¿Y Margot? Pues eso, un tanto de lo mismo. Y creo que no añadiré más.





Dándole vueltas al tema del II Certamen de Letras para Soñar, he decidido convocarlo finalmente a la vuelta del verano. A fin de cuentas tenemos ahí mismo los días de playa, montaña, viajes o piscina (cada uno con lo que le apetezca o lo que pueda) y me da a mí que es mala época para sentarse ante la hoja en blanco intentando parir un relato.

Supongo que si motivara lo bastante, es decir si el el premio fuera de quitar el hipo, más de uno estaría dispuesto a perderse el primer bronceado. Pero como no va a ser el caso -¡Qué más quisiera yo!- me reafirmo en mi idea de aplazar la convocatoria para septiembre.

De todas formas, este blog sigue admitiendo vuestras colaboraciones que últimamente os prodigáis poco.

2 comentarios:

Monelle dijo...

Imagino que esa será la sensación que todos vamos a tener al verla. Nosotros no la hemos ido a ver, pero confieso que me resisto, pues si ya la anterio me decepcionó bastante, temo que ahora que el tiempo ha dejado huella en el heroe me cuesta reconocer que el paso del tiempo no perdona, quizás quisiera, que como en los libros y los cómics, los protagonistas fueran inmortales y no envejecieran, pero viendo las fotos de Harrison, se me hace un poco más pequeña el alma. Creo que la veré, pero cuando me haga a la idea de todas esas cosas, de todas esas añoranzas para las que no me quiero desencantar.
Me parece estupendo que decidas esperar a septiembre para convocar el concurso. Seguro que después de vacaciones la gente va cargadita de buenas historias.
Saludos.

Carmen

Anónimo dijo...

Indiana fué un heroe de mi juventud, un referente que me hizo ver el mundo con otros ojos, incluso deseé estudiar arqueología movido por aquel mundo fantastico...Me sentí "identificado" con aquel niño chino que le acompañó en el templo maldito, como en su dia con el adolescente, que hizo el Imperio del Sol... Años después trabajo en una oficina 9 horas diarias o más y no hay más latigo, que la lengua del jefe restallando en su despacho... Y ¿que habrá sido de tapón?...lo mismo está trabajando en algún taller de zapatillas de marca en Hong Kong...