miércoles, 17 de diciembre de 2008

El número nueve.


Ya estamos llegando al final. Hoy toca Sodomita de Manel Haro. Si todo va bien, el próximo día 22 de diciembre - sí, sí, el día de la lotería- se publicarán los finalistas y el ganador del certamen.




Sodomita




La primera vez que mi madre me sodomizó yo tenía quince años. Desde entonces, aquello se ha repetido de vez en cuando sin que haya conseguido librarme de la angustia. No tengo problemas para dormir, de hecho puedo afirmar que duermo del tirón y sin abrir los ojos en toda la noche. Cuando despierto de ese sueño incluso siento cierta placidez, una sensación de haber descansado completamente. Al rato de estar despierto sobre la cama, esperando levantarme y ponerme en marcha, caigo en la cuenta de que otra vez he vuelto a soñar con mi madre penetrándome. Entonces empiezo a forzar la mente para intentar recordar qué es exactamente lo que he soñado esa noche. Y reconstruyo la escena del incesto onírico y veo a mi madre apretando su pelvis contra mí y yo pidiéndole que no ceje en su empeño, que continúe hasta que consume el acto carnal.
He leído mucho a Freud desde que tengo estos extraños sueños. Un amigo me ha dicho que es, algo así, como un complejo de Edipo, pero yo no creo que una penetración de una mujer pueda explicarse en términos psicológicos. Siempre he odiado a mi madre, pero desde hace unas semanas he decidido darle un chance. No salgo de casa sin desayunar con ella. Le doy un beso, a pesar del sabor mitad agrio mitad amargo de su cara. Cuando regreso, veo que sigue en el mismo lugar donde la dejé por la mañana. Es una mujer solitaria; desde que murió mi padre, no es la misma. Sé que intenta hacerse la víctima, porque ni siquiera levanta la cabeza cuando la saludo. Pero mi mirada de perdón se le clava como un cuchillo, sabe que no hay peor castigo que no atender a su rencor.
Para la cena frío un poco de carne con un poco de ensalada, algo ligero, porque, si como demasiado, por la noche no duermo…


Un hombre se come a su padre muerto y practica sexo con el cadáver de su madre
El detenido ha declarado que su madre lo sodomizaba de pequeño
Clara Sanz. Barcelona
Ayer por la tarde el barrio del Ensanche de Barcelona se vio sacudido por un macabro caso de asesinato doble. Un hombre de unos 30 años, M.T., supuestamente había descuartizado a su padre, A.T., y lo mantenía en el frigorífico. Al cuerpo le faltaban algunos miembros. El detenido declaró que había estado alimentándose de él “porque su madre, -también asesinada- no le daba de comer”. El cuerpo de su madre, J.S., apareció en una silla de la cocina, en avanzado estado de descomposición. Al parecer, el detenido habría seccionado el pene de su padre y lo habría cosido en los genitales de su madre. Según testigos presenciales de la detención, el sujeto gritaba “mi madre me odia”. Sin lugar a dudas, podría tratarse de un macabro complejo de Edipo con tintes de canibalismo... (Sigue la noticia).

…y la verdad, agente, yo, si no duermo, por la mañana no rindo. Durante un tiempo no podía dormir porque mi madre se metía en mi cama y me penetraba. Usted no sabe lo que es sufrir eso. Mi padre murió hace tiempo y yo he tenido que cuidar de ella, pero me odia. Siempre me ha odiado. Alguna vez pensé en matarla, no se lo voy a negar, pero es mi madre, ya sabe.
Ya le he dicho que no entiendo lo de complejo de Edipo. De hecho, no entiendo por qué estoy aquí.
- ¿Le suena eso de “matarás a tu padre y te casarás con tu madre”?
- ¿Está casado, agente?
- Eso a usted no le importa, hijo de puta, responda.
- Sí está casado. Lleva un anillo de bodas. Su mujer tiene que ser muy guapa. La imagino rubia, con grandes pechos y la sangre cálida. Me gusta… ¿Sabe? Si le soy sincero, estoy considerando muy seriamente el comerme a su esposa –y mientras escribía esta historia de terror macabro, el escritor cerró el ordenador y se marchó a preparar la cena a su madre, que seguía sentada en la mesa de la cocina. Los gusanos habían empezado a devorarle el pene.


Autor: Manel Haro

23 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué fuerte! Me has vuelto del revés, querido Manel.
Mala

Vlad_Temper dijo...

Interesante y macabro a partes iguales.

Vlad_Temper dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
GuZ dijo...

si, definitivamente, macabro, no deja indiferente, felicidades!

GuZ.

Jorge dijo...

Qué queréis que os diga. Ni lo entiendo, ni me gusta, ni se que es lo que quiere decir el autor. ¿o es que no hay nada que decir cuando se escribe? Hombre, Hannibal tenía un alter ego donde se ponía a prueba diversas consideraciones sicológicas.
Personalmente aprecio en un autor una buena historia, un buen hacer y entretenimiento.

Marco Crupi dijo...

Hello I really like your blog, I would like a link exchange with you, I insert your blog to my favorite blogs ;)

the address of my blog is:

http://marcocrupifoto.blogspot.com/

Manel Haro dijo...

Querido Jorge. En primer lugar, agradecer tu comentario. En segundo lugar me gustaría decirte que no es un relato difícil de entender. Un relato no es una novela y este certamen ponía un límite en la extensión. En una novela o una película uno puede profundizar mucho en los personajes, pero en un relato es más difícil y el lector (creo yo) tiene que poner más de su parte. El relato es un retrato de un escritor desquiciado, que lleva a cabo lo que escribe o que escribe lo que lleva a cabo. A partir de ahí, que cada lector imagine lo que desee. Personalmente no me gusta decirlo todo en un relato, sino jugar a las insinuaciones y las alusiones. Entre los finalistas hay autores que también lo hacen y me han gustado mucho. Un abrazo.

Anika Ciberanika.com dijo...

¡Magnífico!
No imaginaba a Manel Haro escribiendo un relato de los que me gustan tanto a mí.

Un SOBRESALIENTE!

PD. Le pondré un pero, a ver cómo lleva las críticas, sólo si me lo pide. ^.^

Anónimo dijo...

Bueno, hay gustos para todo pero coincido con Manel en todo lo que expone. No tiene porque gustar el relato pero su corrección formal está fuera de duda.

Anónimo dijo...

El protagonista de Sycosis era un angelito al lado de éste individuo.

M Carmen Guzmán

Victor dijo...

Una idea muy interesante pero que, mi humilde opinión, se tuerce hacia el final. Me ha gustado el estilo limpio y sencillo que utiliza al principio y que suaviza un poco las malas sensaciones que puede transmitir el tema. Muy bien llevadas también las pistas que va dejando sobre la madre muerta y lo que come para cenar, que no resultan evidentes al principio pero que luego tienen sus sentido. La revelación a través del periódico de lo que pasa realmente también está muy bien llevada... y a partir de ahí el relato se descarrila. El dialogo con el policía es pobre, poco creíble y no resulta natural. Lo que parecía un interesante estudio psicológico se va al garete en busca de un golpe de efecto que me parece pobre y que desmerece el conjunto. Esa revelación final con el escritor creo que sobraba. Hace que el relato pierda fuerza en busca de ese querer sorprender en el último minuto. Una gran oportunidad terriblemente desaprovechada. Una verdadera lastima porque el potencial para un gran relato está hay...

Patricia Tena dijo...

Pues a mi me parece un relato arriesgado y sumamente original. Creo que la intención queda bien clara , y las palabras de su autor lo resumen a la perfección: lleva a cabo lo q escribe o escribe lo k lleva a cabo. El juego que propone, como hizo Cortázar en "La continuidad de los parques", me parece muy inteligente. Y, al contrario de lo que ha dicho alguien, las dos últimas líneas me parecen muy necesarias para que el relato acabe de marcar bien fuerte al lector cuando lo lea. Yo me he sorprendido y me he quedado un rato pensando. Muy bueno.

Victor dijo...

No se que decir. Entiendo la intención del autor, pero sigo encontrando innecesario ese final. El relato tiene la suficiente fuerza e impacto para no resentirse por ese final, que me sigue pareciendo poco mas que un golpe de efecto innecesario. A mi al contrario que a Patricia me ha sacado un poco del relato. Me he quedado: "Así que el tipo al final resulta que es un escritor y tiene a la madre muerta en la casa. Pues vale". Ya da que pensar lo suficiente, sorprende, y dice mucho sobre las cosas de las que es capaz de hacer el género humano sin ese añadido final. Pero vamos, que ya digo que es mi opinión, y que creo que el relato, arriesgado y valiente, posee muchísimas virtudes. Sinceramente espero que el autor no se lo tome a mal, ni que se quede solo con los aspectos negativos de mi crítica que ni mucho menos están hechos con el objetivo de molestar o criticar por el placer de criticar.

Un saludo.

Manel Haro dijo...

Victor, para nada me lo tomo a mal. No me puede ofender una crítica bien argumentada. La tuya lo está. Entiendo lo que dices y agradezco tus comentarios, pero si no hubiese dado ese giro al final, ¿no hubiese sido un relato algo cojo al que le hubiese faltado algo más? No sé, son formas de verlo. ¡Un abrazo y muchas gracias por tu análisis!

Manel Haro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ruinaazul dijo...

Buena descripcion de los momentos,faltaría algun que otro detalle para ver mejor la escena. Relato limpio es verdad, bien ordenado.
Sin duda sería una buena trama para una pelicula de serie B,fascinante.

mrcrazy dijo...

Buen relato Manel

Anónimo dijo...

Un pero le pondría. No pertenece al género fantástico, porque no hay ningún elemento fantástico en todo el relato.

Y por cierto, de nueve relatos finalistas ni uno solo de ciencia ficción. Malos tiempos para la CF...

J.E. Alamo dijo...

Un apunte en referencia al último comentario: el certamen era para relatos de fantasía, ciencia ficción y TERROR, género al que indudablemente pertenece el relato de Manel.

Victor dijo...

Hola Manel,

Me alegra ver que te has tomado la crítica como intenté plantearla: de manera constructiva.
Entiendo lo que me dices sobre ese giro al final. Yo no creo que se hubiera quedado cojo, aunque habría que haber cambiado muy ligeramente quizás la parte que cerraría el relato para dejarlo bien atado, pero si entiendo que hay mucha gente que lee este tipo de relato corto esperando ese giro que sorprenda o que le de la vuelta al relato en el último momento, y posiblemente se hubiera sentido decepcionada al no encontrarlo.
Así que aunque no me acabe de convencer personalmente ese final si que comprendo tus razones. Aún así, lo dicho, en lineas generales un muy buen trabajo.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

El relato es bueno, no resulta agradable "al paladar" pero es bueno. El final lo hace muy bueno, en inglés el final se puede llamar llama "double twist". Por cierto "manuel Haro" ¿algún parentesco con Carlos Haro?

Jorge dijo...

A estas horas de la madrugada, me meto el rabo entre las piernas y salgo huyendo.
Me he quedado más solo que la una con mi opinión (¡¡snif!!)
En fin, ¿para que se hicieron los colores? ¡para alegrar la vida! el blanco y negro es muy maniqueo.

Anónimo dijo...

Resulta que al leerlo han asaltado mi mente Psicosis y el silencio de los corderos, un mix un tanto caricariturizado por un lenguaje, un pelín soez, para mi gusto.

Aún así transmite una sensación de desasosiego y ansiedad. Enhorabuena