sábado, 21 de febrero de 2009

El Negro está de Moda


En el mundo de la moda al inicio de cada temporada- o sea, de cada estación del año- oímos aquello de que "este año se llevan las hombreras" o "vuelven las faldas por debajo de la rodilla" o "esta temporada se imponen los sombreros con forma de hongo". Lo que resulta obvio es que los grandes modistos...
(Y modistas, aunque a un lego en la materia como yo, le suenan más los nombres masculinos como "magnates" de la moda. Ignoro el porqué. Agatha Ruíz de la Prada es la excepción y de las buenas. Me encanta su concepto alegre y transgresor)
...marcan las tendencias en base a su propio criterio. Y aunque sus razones son "estéticas" o "artísticas", en el fondo las que imperan son las comerciales. Vamos que sin cambio de "tendencias", la gente no cambia su fondo de armario y no se hace caja.
(Mención aparte merece mi fondo de armario, un auténtico museo de antigüedades).

Viene a colación el párrafo anterior porque he leído recientemente que ahora, para la nueva temporada que podríamos denominar "invierno-primavera", en el mundo de las letras lo que se va a llevar es la Novela Negra. Sí, ese género que es hijo bastardo del género policíaco o detectivesco. Y digo bastardo no por su condición de indigno, sino por sus rasgos duros, independientes y marginales.
El género policíaco tal y como se entiende hoy en día, tuvo sus orígenes con el genial relato Los Crímenes de la Rue Morgue del no menos genial Poe.
Por su parte, en las primeras décadas del siglo XX irrumpe la Novela Negra en las páginas de una revista pulp: "Black Mask" (el nombre de la revista definió el color del género).

(¡Cuánto debemos a estas publicaciones en las que rompieron aguas tantos autores de renombre y hallaron cobijo los mal denominados subgéneros como la Ciencia Ficción, la Fantasía, el Terror...).

El relato de Hemingway “Los asesinos”, figura como el primero que asentó las bases del género. Sin embargo, no cabe duda de que las novelas de Dashiell Hammett dieron el empujón definitivo con sus historias de policías y detectives cínicos y descreídos. El posterior paso a la pantalla de sus novelas cimentó el prestigio de un género desdeñado por los críticos, como casi todo lo que parían las revistas Pulp.

(Inolvidable Bogart en su interpretación del detective Sam Spade en "El Halcón Maltés" basado en la novela de Hammett).

Otros escritores asociados al género en sus inicios y tan importantes como Hammett son Raymond Chandler (otro detective mítico junto con Spade, fue el Philip Marlowe de Chandler, también llevado al cine en El Sueño Eterno y de nuevo con Bogart prestando rostro al personaje), Horace McCoy, James M. Cain y Jim Thompson.
El género ha perdurado hasta nuestros días con bastantes altibajos, aunque ha mutado/evolucionado con autores como P.D.James y su inspector poeta, Patricia Cornwell y su investigadora forense Scarpetta, Anne Perry y sus novelas victorianas (ojo, que la adolescencia de esta autora es casi más interesante y "negra" que sus novelas), Michael Conelley y el más reciente que he leído, Simon Beckett. Hay otro autor que quiero mencionar: James Ellroy que ha aportado obras tan míticas como L.A. Confidential y La Dalia Negra. Sin embargo, nombrar a todos los autores de relevancia sería interminable así que os remito al Wikipedia donde quizás no estén todos los que son, pero si son todos los que están, incluido Vazquez Montalbán y su detective Carvalho.
Y bueno, a lo que íbamos, que el Negro al parecer marca la moda que se avecina sustituyendo al Rojo Vampiro que ha venido saturando las estanterías de las librerías.

No es casual que el auge original del género coincidiera con la crisis del 29 y ahora lo haga con la nuestra.

Vaya, que hay que vender y nada como orientar al lector hacia otra tendencia para que adquiera más "trapitos" -libros- para su fondo de armario. De todas formas, para quien no haya descubierto este maravilloso género, es una buena oportunidad para iniciarse en él. Mi consejo es que acudáis a las librerías de "lance" y rebusquéis entre sus libros de segunda mano, que por un buen precio uno se puede llevar auténticas joyas. Eso sí, daros prisa que las reediciones están a la vuelta de la esquina y entonces los precios ya no serán tan accesibles. Ya veis lo que ha pasado con las obras de Poe reeditadas con motivo de su bicentenario.
En cuanto al cine, me quedo con El Halcón Maltés, el Sueño Eterno, El Cartero siempre llama dos veces, La Jungla del Asfalto, L. A. Confidential e incluso, Blade Runner.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno. Yo me quedo con mi favorita del género. Agatha Cristie.
Me leí casi todas sus novelas.


M. C. Guzmán

J.E. Alamo dijo...

A mí siempre me ha gustado la Christie aunque su obra haya sido un tanto irregular, pero admito que algunas historias como Asesinato en el Orient Express, Muerte bajo el Sol y Diez Negritos son magistrales. Ahora bien, soy un enamorado de Holmes y Watson.

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Si eso de que el género negro está de temporada es verdad nuestro amigo Claudio Cerdán debe estar de enhorabuena. A ver si es cierto.

Jessie dijo...

A mí me encantó diez negritos, la leí con 13 años, recuerdo que me impresionó muchísimo.
Lo de los ciclos me tiene fascinada, cada vez pasan más fugaces y por lo tanto son más débiles e intrascendentes. No importa de que se trate, la moda, la literatura, el cine… todo vuelve: los temas, la estética… pero lo hace de un modo artificial, nacidos del marketing y la especulación. No por una demanda clara. Bueno es lo que a mí me parece.
El resultado es que pasa rápidamente al recuerdo, y me da la sensación de que pasa tan rápido que cada vez deja menos rastro.
Debe ser porque así nos van mareando hasta que en vez de pensar qué queremos, nos preguntemos qué debemos querer. Porque como queramos otra cosa, tendremos que hacer peregrinaje para encontrarlo. :)
Menos mal que me apetece algo de suspense.

Anónimo dijo...

¡¡Te felicito por la publicación de tu nuevo libro!! Lo esperamos con ilusion. Una curiosidad. Hay dos versiones del color negro; una dice que lo lleva quien quiere llamar la atención, destacar, y la otra lo contrario que lo viste el que quiere pasar desapercibido, ambas son correctas, si vistes de negro en verano te miraran al pasar, como si se viste de blanco en invierno, pero la literatra negra ¿porqué se va a llevar más ahora?.

Anónimo dijo...

¡¡Te felicito por la publicación de tu nuevo libro!! Lo esperamos con ilusion. Una curiosidad. Hay dos versiones del color negro; una dice que lo lleva quien quiere llamar la atención, destacar, y la otra lo contrario que lo viste el que quiere pasar desapercibido, ambas son correctas, si vistes de negro en verano te miraran al pasar, como si se viste de blanco en invierno, pero la literatra negra ¿porqué se va a llevar más ahora?.

J.E. Alamo dijo...

Pues el tema de modas tal y como intento destacar en la entrada, vienen marcadas por los intereses de los modistos/editoriales. de todas formas, no se puede negar que si apuestan por el negro es porque hay elementos para hacerlo.