viernes, 13 de marzo de 2009

Viernes 13 y miNatura

Viernes 13, el día de la mala suerte en los países anglosajones. En otros países como España, es el martes y 13 y curiosamente, en Italia es el viernes 17. Pero a lo que íbamos, al parecer el temor al viernes 13 está fundamentado en hechos históricos. Fue un Viernes 13 de octubre de 1307, el día en que la Santa Inquisición arremetió contra la orden de los Caballeros Templarios, arrestando a todos los que pudo la misma noche de la nefasta fecha. A la orden se le acusaba de reunirse para la celebración de ritos paganos y también, de prácticas herejes. Por ello, fueron víctimas de una salvaje matanza colectiva. Muchos de los caballeros huyeron para ponerse a salvo, llevando consigo secretos que fueron el origen de sociedades secretas como los Masones, Rosacruces, etc. O eso se dice...
Se especula con que los motivos reales de la persecución fueran las riquezas y el poder que los Templarios ostentaban, amenazando al de la propia Iglesia.
La cuestión es que desde entonces, esta fecha está maldita, y merced a la industria cinematográfica, (la serie de los Viernes 13 y su Jason), ha extendido su "fama" y "reconocimiento" a países como el nuestro en el que no hace tanto, era una fecha más.
Así que llegados a este punto, tenemos dos opciones, ignorar la fecha y pelillos a la mar o ambientarnos como Dios manda y regalarnos unos cuantos escalofríos en plan masoquista. Por si admitís sugerencias, tenéis la mía a continuación: El último número de miNatura. El acelerón cardíaco lo tenéis garantizado y encima gratis, que con los tiempos que corren no es poco.
Que lo paséis bien.

Revista Digital miNatura 93. Dossier: Fantasmas y Lugares Encantados
Directores: Ricardo Acevedo E. y Carmen R. Signes UrreaPortada: Swam Cementery por M. C. Carper (España)Diseño portada: CRSignes
Colaboraciones:minaturacu@yahoo.es
Descargar los números atrasados en:

2 comentarios:

Monelle/Carmen dijo...

Gracias Joe por ayudarnos a difundir nuestro trabajo.
Besos.
Carmen

milagros dijo...

Bueno, pues será cuestión de sacar esa vena masoquista que todos llevamos dentro y, como tu bien dices, regalarnos unos cuantos escalofríos.