sábado, 14 de marzo de 2009

¿Y tú? ¿Pulsarías el botón?


Hace años, cuando trabajaba de profesor de inglés en una academia de "alto standing"...


(era así, los alumnos pagaban 100.000 ptas. y recibían clases hasta que aprendían inglés. Estamos hablando del año 83. Veinte mil duros eran una pasta)



...un compañero me planteó la típica situación en la que hay que tomar una decisión que supuestamente te define.


"Imagínate que perdido en la selva hay un penal que recluye a lo peor de lo peor. Desde genocidas pasando por pederastas, asesinos en serie, etc. Entonces, casualmente, cae en tus manos un dispositivo que sirve para volar la cárcel por los aires. La explosión mataría a todos los reclusos. Pero, al apretar el botón, en la pantalla del aparato te saldrá el código de acceso a una cuenta bancaria de una entidad suiza. La cuenta tiene cien millones de dólares. Podrías quedarte el dinero y nadie sabría jamás que fuiste tú el que apretó el botón. ¿Qué harías?

Yo contesté que jamás apretaría el dichoso botoncito, por mucho dinero que sacara del tema, no podría volver a dormir. Mi compañero, un tipo de unos cincuenta años, sonrió enigmáticamente ante mi proclama y cuando intenté sonsacarle qué haría él, meneó la cabeza diciendo que eso nunca se sabe, que ciertas cosas hay que vivirlas para saber como reaccionarías. Su respuesta me decepcionó, él siempre me había caído bien, y que pudiera hablar así, supuso una sorpresa desagradable.

La cuestión es que decidí plantear la historia en clase, era también una buena ocasión para practicar el uso del condicional en inglés, y con esa idea, expuse el tema a mis alumnos.

La clase acabó con una enconada discusión que había derivado al español, con el inglés no les llegaba para expresarse bien, sobre si era lícito acabar con las vidas de los ... guardas. No tuvieron dudas en cuanto a que apretarían el botón si contaban con la certeza de que sólo fallecerían los reclusos. Me tacharon de demasiado joven (22 años) cuando mostré mi horror (sí, fue lo que sentí) ante lo que estaban diciendo. De hecho, llegué a pensar que no habían comprendido bien el planteamiento de la historia, que su inglés no daba para tanto. Pero sí, lo habían entendido perfectamente y hubo uno que comentó, (abogado él, que iba a la academia con un BMW que quitaba el hipo), que con el tiempo yo haría lo mismo que ellos.

Me acordé del suceso el otro día, no sé muy bien el motivo después de tantos años, en ocasiones la mente establece conexiones curiosas. El caso es que me volví a plantear qué decisión tomaría. Procuré no precipitarme, incluso eliminé de la ecuación a los guardas y puse rostro a los presos imaginando a Antonio Anglés, Josef Fritzel, Miguel Ricart, Tony King, etc. Y no pude, lo digo en serio, me vi totalmente incapaz de apretar el botón. Sé que ese compañero mío, al que perdí la pista hace tiempo, volvería a decirme lo de entonces: Hay que vivirlas para saber cuál sería tu reacción. Pero no estoy de acuerdo, hay cosas que sé que no haré aunque no las viva, porque sé quien soy y si no soy capaz de responder a una pregunta así, apaga y vámonos. No digo que no haya situaciones en las que uno no sabe cómo actuaría (parrafraseando a mi excompañero) pero sí hay una serie de convicciones que cualquiera tiene sobre si mismo. Y una de las mías es que no mataré a nadie por dinero, jamás.

17 comentarios:

José Angel Muriel dijo...

Estoy de acuerdo, Joe. Hay cosas que sé que nunca haré. ¿Mataría a alguien? Tal vez, si mi vida o, sobre todo, la de mi familia está en peligro. ¿Mataría como lo hacen los terroristas? Jamás, para eso se debe carecer de alma. Es un ejemplo extremo, pero hay cosas que nunca entenderé. Matar por dinero, privar a alguien de su vida y a sus familiares de su cariño, incluso aunque sea un criminal, un recluso.

milagros dijo...

Es un tema complicado para expresarte en papel, ya sabes, como tus alumnos en clase con una lengua que no era la suya.
Por dinero no mataría nunca porque no podría dormir, pero si la vida de alguien, no solo la mia o la de mi familia, corriera peligro en manos de un asesino, delincuente, secuestrador, etc. entonces creo que no lo pensaría dos veces: la vida de un gusano por la de un inocente.
De todos modos, una cosa es la que se piensa y por muchos principios que tengas lo que cuenta es el momento.

Anónimo dijo...

Lo siento, pero me estremece leer como se relativiza la vida de un delincuente.
Se da la circunstancia, además, que aquél que decide apretar el botón, menospreciando la vida de los reclusos, dejará de ser inocente (espero que a partir de entonces se sienta como un gusano).

daniel miñano

Ardilla Roja dijo...

Hola J.E - Interesante y polémica cuestión la que planteas.

Yo hoy, no. En caso de ser victima de alguno, pues igual me lo pensaba, aunque habiendo tantos dispuestos a ello, no tendría necesidad ni de planteármelo.

No estoy a favor de la pena de muerte, pero si es verdad que a veces me pongo en la piel de los familiares de las víctimas de De Juana, que muchos viven ¡en la misma calle que el tiene un piso!, tiene guasa la cosa y bueno... no entiendo cómo es eso posible, verdad.
Incluso, la viuda de una de las victimas, por no poder hacer frente a los gastos, perdió su negocio (una cristalería) y ¡fue la mujer de De Juana quien se quedó con el negocio en una subasta!. Manda Huevos, como dijo mi paisano Trillo. Esto lo leí en El Mundo.es, en visaras de que liberaran a este individuo y me causó una impresión tremenda.

En fin... es hablar por hablar.

Buenas noches J.E.
Feliz fin de semana :)

VERONICA LEONETTI dijo...

Yo habría respondido lo mismo que tu Joe. Sin embargo creo que este tipo de preguntas siempre tiene truco y una intención oculta.
Pero las respuestas que das ante una cuestión así, no siempre tienen por que definirte.
Y que le importa a esa persona que ni tan siquiera es tu amigo, si eres de una manera o de otra.

Dulce dijo...

Yo tengo una duda....

yo tambien pienso que jamas mataria a nadie por dinero por todo el dinero y la comodidad del mundo...
pero lo que si se es que mi libertad es lo mas preciado que yo tengo...

entonces me tentaria; quizas en ese momento me tiente dicho botoncito... wow
si me quede reflexionado interesante...

Buen día

NOE23 dijo...

Coincido con casi toda la gente que ha publicado un comentario aquí. Nada esta por encima de la vida o dignidad de las personas y menos unos papelajos verdes.
Un saludo

NOE23 dijo...

Respecto a lo que has dicho Dulce, si aprentando ese botoncito pudieras preservar "tu libertad" no sería mas que una libertad falsa, porque no habrías luchado por ella, la habrías comprado.

Enric Herce dijo...

Creo que la trampa de la pregunta se encuentra en la coletilla del dinero. A casi todo el mundo le horroriza la idea de matar por dinero, sin embargo también es cierto que, por casualidad o no, planteas que "podrías" quedarte con el dinero. Por lo tanto a mi juicio lo verdaderamente importante se encuentra en la primera parte del enunciado: tienes en tus manos la posibilidad de eliminar asesinos que han destrozado la vida de cientos de personas, incluida la de sus propias familias y de hacerlo impunemente. ¿Lo harías? ¿Sería el mundo mejor si lo hicieras? ¿Estarías dispuesto a cargar sobre tu conciencia con ello?
Al fin y al cabo creo que lo que se plantea es el eterno debate de la pena de muerte, convenientemente disfrazado por el tema del dinero. Mucha gente que defiende la pena capital, quizá no lo vería tan claro de planteársele el tema de este modo, como si fueran ellos mismos los ejecutores. Pero después de todo esto ya lo plasmó el maestro Berlanga en El verdugo.
Una entrada ciertamente interesante, Joe.

J.E. Alamo dijo...

Yo sí tengo clara mi postura ante la pena de muerte, y es que no la quiero porque entiendo que sería ponerme al nivel de aquellos a quienes creemos merecedoras de ella. Ahora bien, sí creo en la cadena perpetua para ciertos delitos (terroristas, asesinos en serie, quienes matan o trafican con las personas-en especial niños- etc) y además, sin posiblidad de remisión. No te arrebato la vida porque respeto ese don, pero no volverás a pisar la calle. En cuanto a otras reflexiones como qué haría en el caso de que alguien amenazara, dañara o matara a un ser querido, es harina de otro costal ya que en un arrebato uno nunca sabe de que es capaz, aunque la vida y seguridad de los míos está por encima de cualquier otra cosa.

Manel Haro dijo...

Ahora os planteo yo una pregunta: partamos de que ninguno de nosotros seríamos capaces de pulsar ese botón, ¿nos alegraríamos si algún día leyéramos en la prensa que esa prisión (que encierra a los peores criminales) ha volado por los aires y han muerto todos? Y otra pregunta: ¿si viérmos que alguien va a pulsar ese botón, le detendríamos o apartaríamos la mirada?

VERONICA LEONETTI dijo...

A Manel también le van las preguntas truco.
Yo no me alegraría de que una cosa así pasase.

NOE23 dijo...

yo no me alegraría y en el caso de que alguien apretara el botón intentaría disuadirle, porque ninguno de nosotros tiene derecho a quitar la vida a otra persona, por muy malvada que haya sido, porque entonces entramos en el circulo vicioso, puesto que la violencia siempre engendra mas violencia
Respecto a lo que ha dicho Joe sobre la pena de muerte estoy de acuerdo con él, pero lo de cadena perpetua tampoco lo tengo muy claro. Porque imaginate por ejemplo que esa persona en realidad es inocente y la han culpado mal, ambas penas, tanto la capital como la perpetua me parecen muy extremas. Pero bueno es mi opinión.

Ardilla Roja dijo...

Lo apuntado por Manuel Haro es interesante.

Yo creo que no haría una fiesta, pero no tampoco me dolería.

Felisa Moreno dijo...

Yo siempre he estado en contra de la pena de muerte, porque creo que nadie tiene el derecho de arrebatar la vida de otra persona. No sé como pensaría si me hubieran matado a un ser querido, es tan dificil opinar sin haber estado en esa situación.
Creo que no, que nunca apretaría ese boton.

Buen tema para el debate,
Saludos

Anónimo dijo...

Nosotros somos los que engendramos esos monstruos, todos somos psrticipes de ello, hay cosas que podriamos evitar cuando esos monstruos asesinos todavía son unos niños- pocos, muy pocos, son los nacidos con el "estigma asesino" heredado, vamos genético-Dediquemos nuestro esfuerzo y dinero a instruir esas posibles mentes asesinas, en lugar de propiciar las nuevas tecnologias que aislan al ser humano y lo despojan de sus sentimientos más humanos.
"EMPATIA", esa es la clave.Enseñemos a nuestros hijos, amigos....a empatizar, quizás asi no tendriamos que encerrar de por vida nuestros "errores"ni pensar en apretar ningún botón.Todo caso, yo, no lo apretaría.
Fdo: Roseriver

Crónicas de Sepelaci dijo...

Hipoteticamente hablando.
¿No sería ese dinero más útil repartido para causas más nobles que mantener con vida a basura humana, capaz de violar durante 25 años a una niña asustada, matar a dos de sus hijos-nietos, a alguien que viola repetidamente cuando les sueltan a la calle, a alguien capaz de dejar una bomba en una guardería, a alguien que puede masacrar a tu familia porque sí?
No lo haría por dinero.
Pero lo haría.
Hipotetícamente, claro.
No seamos tan ligeros a la hora de dar opiniones así.
Somos humanos, y nos repugna matar, y dejar que mueran otros por nuestra inacción.
No son carteristas, lo que se expone, ni simples chorizos.
Son gente que mataría a tu hija a la minima ocasión.
No a tí. A tu hija.
Y puedes evitarlo.
¿Esa escoria o tu hija?
O la mía.
Eso es lo que se valora ahí.
Si soy mala persona por eso, pues mira...
Pero mi hija, la tuya o la de otro, estará viva y sana.
Hipoteticamente hablando.
Un saludin