viernes, 17 de abril de 2009

Susan Boyle


Aun cuando el día a día invita a pensar que la realidad se encarga de confeccionar trajes de hastío con el tejido de los sueños, -suena pelín cursi, pero el tema es lo bastante emotivo como para permitirme la licencia-, la historia de Susan Boyle demuestra que el ser humano es realmente increíble y que los sueños se pierden cuando dejas de creer en ellos. Susan no lo hizo.


Si tomamos como referencia los baremos sociales de hoy en día, Susan Boyle reune todas las características para ser calificada como una perdedora. Con sus 47 años, un look extravagante, no muy agraciada y con modales entre tímidos y bruscos, esta concursante de Britain's got talent, un programa que busca dar oportunidades a nuevos talentos, se subió la semana pasada al plató del programa ante las burlas del público y las miradas desconfiadas del jurado, confesando que nunca había tenido novio y que, de hecho, ni siquiera la habían besado en toda su vida. Preguntada cuál era su meta en la vida, respondió que ser cantante profesional y cuando se le interrogó con bastante sorna, a quién quería emular, respondió que a Elaine Page lo que desató risas y miradas de escepticismo entre público y jurado. Tal parecía que Susan iba a tener la ocasión de divertir a la audiencia pero a costa de un ridículo (algo cada vez más frecuente en la búsqueda de índices de audiencia) y no del talento que ella creía poseer.

Sin embargo, cinco minutos después de enfrentarse a la audiencia, esta trabajadora de una iglesia del condado escocés de West Lothian, logró dejar boquiabiertos a todos los que la escuchaban y que a más de uno se le empañara la mirada. Con una voz impresionante, Boyle interpretó el famoso tema de Los Miserables, I dreamed a dream, que en su momento fue inmortalizado por la mismísima Elaine Page. Ahora vive su sueño y ojalá se convierta en referencia para muchos. Os dejo con ella. Vale la pena oírla.

11 comentarios:

milagros dijo...

Todavía no he tenido ocasión para oirla, pero seguro que me gustará.
Hay un montón de talentos ocultos en todos los géneros. ¡Lástima que la mayoría de ellos no han tenido la oportunidad de demostrarlo!

VERONICA LEONETTI dijo...

Impresionante! espero que esta mujer tenga suerte por que le sobra talento.

NOE23 dijo...

Coincido con los anterios comentarios increíble, yo ya la he escuchado y tiene una voz fantástica.
Esto nos demuestra la suferficialidad que caracteriza hoy en dia nuestra sociedad, también que la mayoría del público es la típica gente enganchada a la industria discotequera donde vale mas el aspecto del cantante que sus letras o voz

Mar Solana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Daniel Miñano Valero dijo...

Increíble voz. No sé si cabe reflexionar que no habríamos sabido nada de ella, muy probablemente, de no poseer ese desaliñado aspecto; o sea, lo que la hace triunfar, precisamente, es el contraste entre aspecto y voz, y esto también es una forma de prejuicio.
También querría llevar la contraria a aquellos que consideran una farsa social a los cantantes que triunfan por su aspecto. En mi opinión, hay un ámbito pop en el que el éxito consiste en forjar un personaje deslumbrante, bonito; y lograr ser ese personaje creo que es tan meritorio como conseguir cantar bien (son dos formas de prejuicio distintas; el que valora la voz, o el que valora el físico, no?).

J.E. Alamo dijo...

Muy buena reflexión, Daniel. Yo añadiría que aparte de eese contraste, también estamos necesitados de "héroes" al alcance de la mano. Susan evidentemente lo es.

VERONICA LEONETTI dijo...

Es un ejemplo de superación, y su voz y simpatía la hacen hermosa.

José Miguel Vilar-Bou dijo...

No sé qué es más interesante, si la capacidad de ella o lo voluble del público y el jurado que lo mismo están listos para descalabrarla que para premiarla.

Quien Sabe... dijo...

¡Excelente! ¡Dios! ¡Que voz! ¡He llorado como una niña perdida con esta interpretación! Apoyo el comentario de José Miguel.

Gracias J.E. por compartir este enlace.

Saludos!

Quien Sabe... dijo...

¡Dios! ¡Que voz! He llorado como una niña perdida mientras veía el vídeo. Apoyo el comentario de José Miguel.
Gracias J.E. por compartir este link.
Besitos y saludos

Anónimo dijo...

Es como oír la voz de Dios en la tierra, y a través de sus ojos y su sonrisa, la bondad y la inocencia del ser humano.