miércoles, 23 de septiembre de 2009

La Princesa y El Ogro



Había una vez una princesa perdida en el Bosque de las Hadas. Un día la princesa, que se llamaba Estela, fue por un camino y encontró una casa y se preguntó:

-¿De quién es esta casa de flores?

Al principio, la princesa Estela no quería entrar porque escuchó a alguien cantando:

-Princesa, princesa, no entres aquí. Din, don, din, don, din.

Pero entonces sintió curiosidad y entró. Dentro de la casa, un ogro la metió en un saco.

-¡¡Socorro!! ¡¡Soco...!! -Y entonces el ogro cerró el saco y ya no se la oyó más.

Justo en ese momento llegó un príncipe llamado Eric y oyó una canción:

-Príncipe, príncipe, no entres acá. Din, don, din, don, din.

Pero el príncipe entró sin sentir ni miedo ni curiosidad. Y mató al ogro y liberó a la princesa Estela y a una gatita llamada Campanilla que estaba hipnotizada por el ogro.

Al final, el príncipe y la princesa se casaron y vivieron felices comiendo perdices. Y además tuvieron un bebé llamado Jasmine.


¡Adiós!




Sarah Álamo


PD.- Todo lo anterior: historia, elección del dibujo y "firma" , es labor de la firmante.

14 comentarios:

Enric Herce dijo...

Me veo venir que en cuatro días ya estáis escribiendo a cuatro manos. Sarah tiene madera y un buen asesor.

Dani dijo...

Me encanta el "¡Adiós!" final.
Felicitala de mi parte.

J.E. Alamo dijo...

Gracias a los dos. ¡La ilusión que le ha hecho que le publicara el cuento!

JAVIER dijo...

voy a ver si tengo un retoño para que escriba cosas así ;)

Manel Aljama dijo...

Comparto la opinión de Enric "tiene madera y un buen asesor".

Es niña, que se pega más al padre y si encima el papa le cuenta cuentos y escribe, pues pasa lo que pasa, que en cuatro días, Sarah, "debutará en el primer equipo". y le hará sombra al padre que estará embobado leyendo sus historias premiadas...

¡Felicidades!
( http://manelaljama.blogspot.com/ )

J.E. Alamo dijo...

Aun una sencillez en sus cuentos que me deja k.o. Ya veréis el siguiente, que le ha cogido el gusto a esto verse publicada.

El Guardián dijo...

Joe, felicita a Sarah de mi parte. Nada mejor que un cuento, y más cuando está escrito en el momento de mayor comunión con ellos. Veo que ya te has asegurado la descendencia literaria. ;)

milagros dijo...

Felicita a Sarah de mi parte. Ese ¡Adiós! me ha encantado. Pronto te quitará el protagonismo de tu blog. Ten cuidado.

J.E. Alamo dijo...

Gracias Guardián y a ti también, Milagros. Está ahora acabando otro, mi intervención es mínima, para errores de bulto y dar consejo cuando ella me lo solicita que no suele ser mucho. Ya veréis, ya.

Andrés dijo...

JAJAJA esa es mi primita que gran cuento, aún no me creo que todo eso lo haya escrito ella madre mía, ya verás dentro de unos años XD

Anabel dijo...

Hola Joe, a mí lo que más me sorprendió del cuento de Sarah fue la inclusión del personaje animal al final: la gatita Campanilla.
De esas cosas alucinantes que hacen los niños, que te preguntas como, y encima quedan naturales como la vida misma.

J.E. Alamo dijo...

Pues sí, Andrés, es una pasada esta niña. Estoy de acuerdo contigo, Anabel, los críos sorprenden y es más, gente como Tim Burton, maravilla porque conservan ese talento para entablar "relaciones" que los adultos en general, ya no tenemos.

VERONICA LEONETTI dijo...

Que frescura y belleza le está aportando esta niña tan creativa a tu blog Joe.
¿Cual es el secreto para que un hijo le salga tan maravilloso a uno?

J.E. Alamo dijo...

¿Secreto? Quererla mucho, estar con ella y dejarle su espacio.